Haz una mini estantería reciclando una caja de cartón con separadores


¿Has ido conservando a lo largo del tiempo muchos objetos pequeñitos que a pesar de su tamaño, para tí tienen un significado enorme?

¿Necesitas encontrarles un sitio adecuado para tenerlos recogidos todos juntos y a la vez a la vista porque cada vez que los miras te hacen sentir bien?

Si has contestado con un “Sí” a estas dos preguntas, entonces el DIY que te traigo hoy te interesa porque voy a enseñarte a hacer una mini estantería reciclando una caja de cartón con separadores.

Con este reciclaje tan sencillo, barato y resultón vas a darles a tus cositas el sitio de honor que se merecen: 


Hace tiempo encontré una caja de cartón con separadores tirada en el suelo de la sección de flores y velas de Ikea.

Cuando iba a devolverla al carro del que había caído la miré con más atención y se me ocurrió que podría quedar bien como una mini estantería, utilizando los separadores como estantes (hacía poco de la cajonera de sobremesa hecha con cajas de zapatos y del armarito con puertas de cristal reciclado con chalk paint), con la ventaja de que no tendría que medirlos y cortarlos, sino solamente forrarlos con papel.

No tenía claro si al final iba a hacerlo o no, pero me la llevé a casa por si acaso (la cara del #esposo, un poema), que ya me conoces y cuando me da por un DIY soy una cagaprisas. La escondí guardé y no me acordé más hasta que dí con ella buscando otra cosa.


Coincidió con que había comprado en Tiger un cuaderno con papeles de colores y tenía ganas de estrenarlos, así que me puse por fin con la caja para reciclarla y convertirla en una mini estantería de pared.

Lo primero que hice fue subir su altura para igualarla con
los separadores y que no sobresalieran por encima. Para ello pegué con cinta de embalar transparente cuatro trozos
de cartón en cada lado:





A continuación, y para que no se notase el añadido cuando pusiese el papel de colores, lo tapé pegando con cola blanca folios reciclados, tanto en el interior como en el exterior: 



Por último, sólo quedaba forrarlo todo con el papel de colores. 

Para la caja escogí un papel con fondo azul turquesa y rayas naranjas, y para los separadores (los forré independientes y luego los monté) puse uno naranja fosforito: 


La combinación es bonita y queda muy alegre, pero si llego a saber la guerra que me iba a dar el naranja para las fotos por los reflejos que hacía en el azul, no lo pongo:


Al natural es preciosa. Me gusta el resultado porque esta estantería tiene los huecos tan pequeños que sólo cabe una figurita o algo mini, y así tiene su sitio exclusivo.
¿Qué te parece a tí? ¿Te gusta esta idea para reciclar una caja de cartón con separadores? ¿Qué pondrías tú en una estantería como esta? (yo sólo pude poner cosas mías para las fotos, ahora mismo ya está llena de cosas de #laniña).
¡Pasa un feliz día y disfruta a tope!
P.D.: Le he seguido dando vueltas a la caja (nunca mejor dicho) y he transformado la estantería en otra cosa. Casi parece un trabalenguas, he reciclado una cosa que ya estaba reciclada (en breve te enseño el resultado).
Subscribe
Notificación de
guest
8 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Gata Flamenca

Que bonita Sonia! me encanta la combinación de colores que has elegido 🙂

Patry de Patypeando

mola mucho, yo tengo cajas de maderas como estantería, y alguna vez pensé en reciclarlas asi, pero no me he animado de momento…saludines

Ayla

A mi me encanta, te quedo relinda, y el naranja fue un acierto, aunque no le gustase a la cámara fotográfica, jajajaja. Uy nos la acabas de presentar y ya la has modificado a otra cosa :OOO, joooo que rapidez, jajaja.
Besote!!!!

El Baúl de la Mary

pero que monada! Un besote